La encuesta de “Público” y la realidad española

Para “La voz Muda”

Estimado compañero:

Antes que nada, coincido en general con tus puntos de vista. Lo de la encuesta vino así: Está originada en el diario “Público” y al momento de recibirla contaba apenas 20 o 30 participantes, no recuerdo exacto. Al día siguiente apenas se había movido. Por considerarla una buena oportunidad para medir la profundidad del descontento, decidí reenviarla y pasé gran parte de la noche compartiéndola, uno por uno, con unos 500 contactos de todo el Estado Español.

El resultado fue que al cabo de un par de días se contabilizaban más de 2000 participantes. Teniendo en cuenta que gran parte de mis contactos y los contactos de mis contactos corresponde a gente que sustenta posiciones de izquierda, (o al menos progresistas), quizá el resultado resulte sobredimensionado en esa misma dirección. Aún con esa salvedad, el desprestigio de la derecha se hace patente, en un PP que no llega a un 5% de intención de voto.

Interesante también el descenso de voto del PSOE, ocupando el penúltimo lugar y al cual, desde mi punto de vista, los consultados co-responsabilizan, y no sin sobrados motivos, de la debacle actual.

El partido de Rosa Díez, superando por escaso margen al PSOE contabiliza a su favor una parte importante de ese descontento, lo que no deja de formar parte de la ilusión de la gente que considera honestamente en que con un simple cambio de gobierno, las cosas pudieran mejorar.

Pero vamos a los dos elementos más dinámicos: 1) El crecimiento del prestigio de IU, que contabiliza aproximadamente el 50% de los encuestados y 2) El voto a “ninguno”, que si fuera un partido político resultaría nada menos que la segunda fuerza, las que merecen un análisis separado.

Son sin duda los planteos de los parlamentarios de IU oponiéndose a los recortes lo que los transforman en los nuevos quijotes de esta esta etapa de movilizaciones. A pesar que muchos tenemos nuestras serias y fundadas salvedades. Su participación en co-gobiernos con los propios causantes de esta crisis económica, social y política es una de ellas. Yo agregaría que su inmovilismo en los años de “vacas gordas” es naturalmente otra, no menos ponderable. Y aunque no son las únicas, no voy a abundar más por ahora. Planteas correctamente que los compañeros de IU DEBEN DEMOSTRAR, fuera de lo simplemente aclamatorio, su voluntad real de realizar cambios de fondo. Como podría ser el impulso desde asambleas populares a una constituyente que deslegitime en los hechos el actual régimen político, y permita la creación de un Estado social, republicano y verdaderamente democrático, donde las grandes decisiones se tomen por referéndum, u otros mecanismos que reemplacen al simple “Me votaron y ahora SE JODEN”. El otro elemento importante, son los que no votarían “a ninguno” Un conjunto variopinto, donde campan los partidos autonómicos de diversas ideologías, los que simplemente descreen de todos los partidos políticos, los indecisos y los que con mucha más precisión proponen otro modelo de democracia, más asambleario y más cercano a los deseos y necesidades del conjunto de la población.

Pero vamos a lo que nos interesa. Esta es sólo una encuesta, que nos permite situarnos en una nueva realidad política y que sirve, con las debidas limitaciones, para el análisis político y sociológico. El ejemplo de Irlanda ha servido, como lo fue el Gobierno de Kerenski en la Rusia de 1916/17, y salvando la enorme distancia en muchos aspectos entre ambas circunstancias, para demostrar la inestabilidad de un proceso donde la confrontación entre las fuerzas reales en pugna dieron finalmente resultados muy distintos de los que a priori se suponían. Ambos procesos (Irlanda y la Rusia pre-soviética) nos dejan, sin embargo, enseñanzas similares. En ambos casos se pretendió, con un gobierno menos duro, seguir mareando la perdiz. Pero la gente fue haciendo su aprendizaje y ambos fueron derrotados por la movilización popular. Y hasta ahí las similitudes.

Creo necesario permitir y colaborar, en que las enormes masas que se sumaron a este proceso pre-revolucionario que se está dando en todo el Estado Español, realicen su propio aprendizaje y saquen sus propias conclusiones. No podrán realizarse reformas profundas en el Estado si ese proceso no se lleva a cabo. Y debemos reconocer que la ilusión en los sistemas de gobierno tradicionales, aunque no ya tanto el bipartidismo, aún constituyen las ideas directrices de las grandes mayorías descontentas. Me resulta obvio que tanto tú como yo deseamos un cambio profundo en las estructuras sociales, que vayan más lejos que un simple cambio de gobierno. Pero considero que, si deseamos de verdad que ese cambio se produzca, tenemos que tener en claro hacia adonde queremos dirigirnos, qué vamos a hacer hoy por ello, pero también qué es lo que sigue entre medio. Es decir, elaborar un programa ampliamente democrático, participativo y proponer en las asambleas, fundamentalmente, cómo vemos nosotros que deberíamos continuar la película. Pero sin olvidar que los principales protagonistas, son las fuerzas en pugna.

Es decir, olvidarnos de pretender hacer por la gente lo que la gente debe hacer por sí misma. Bastante daño ya han hecho en la Historia de las revoluciones en pos de una mayor democracia, las minorías “esclarecidas” como para que caigamos en el mismo error. Mucho más útiles han resultado en cambio aquellos que, proponiéndoselo o no, han sabido, con tacto y con prudencia, ayudar a encontrar el camino que ha conducido a los grandes cambios. Los ejemplos huelgan.

Nuestra herramienta más importante debe ser la tarea de agitación y propaganda para mantener el estado de movilización que permita lograr los cambios deseados. Pero en esa tarea no olvidar jamás otra herramienta fundamental: el termómetro. Debemos ser capaces en todo momento de evaluar cual es el estado de consciencia y de fuerza real de las partes en pugna, sin dejarnos llevar por el impresionismo.

Saber interpretar el descontento y hasta dónde y cómo la gente está dispuesta a luchar, (así como evaluar correctamente la relación de fuerzas que se les oponen) es fundamental para contribuir en la tarea de darle los cauces adecuados a cada momento. De lo contrario fracasaremos.

Hoy por hoy, a mi modesto entender, este proceso no ha pasado del estado de movilización masiva y pacífica, con algunas escasas escaramuzas.

La concreción de un doble poder, donde el pueblo sea quien proponga y discuta soluciones y acciones, votadas en asambleas con el más absoluto respeto a la democracia directa, así como la activa participación en las movilizaciones y las huelgas son el próximo paso en que debemos colaborar y que a la vez nos servirá para ir constatando y la temperatura, y contribuyendo paso a paso en la tarea de orientación.

Si los que hoy son amos del poder político fueran cediendo, serán conquistas de la movilización. Si endurecen su posición con medidas diversas, ambos poderes se enfrentarán, y allí tendremos otra realidad, que habrá que analizar y evaluar en su momento.

Pero sobre todo, y lo he dejado para el final por ser lo más importante, no debemos olvidar nunca que Rajoy es sólo una marioneta de los verdaderos amos, el capital financiero, que no tiene patria ni moral. Y eso hay que repetirlo hasta el cansancio, no para exculpar a sus lacayos, sino para saber a quienes combatimos. Es decir que no debemos limitarnos a los órganos que componen el poder político, sino simultáneamente dirigir nuestros esfuerzos contra el poder económico y sus representantes locales: los bancos. Plantear la auditoría popular de la deuda, sin exclusiones, invitando a los indecisos a participar y exponer sus dudas y plantear allí la necesidad de exigir una moratoria inmediata tanto en los rescates como en los recortes para que a nadie le quepa la menor duda que se trata simplemente de una estafa billonaria que saldrá de sus bolsillos, sin excesivas declamaciones pero con las pruebas al canto.

Me tomo la libertad de reproducir en otros foros este documento, así como tu carta, que espero sean útiles para el conjunto de la ciudadanía española.

En el deseo que este pequeño aporte sirva a la causa común de una mayor equidad y justicia social, vaya para tí un abrazo extensivo a todos los compañeros en lucha.

Anuncios

Acerca de carlosfernandezaagaard

Docente, interesado en temas sociales
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La encuesta de “Público” y la realidad española

  1. la voz muda dijo:

    Compañero Carlos, para comenzar decirte que tu puedes hacer con lo que yo publique lo que te parezca oportuno y ponerlo donde creas necesario, estoy totalmente en consonancia y apoyo de tu exposición, por eso en el manifiesto que hice, por decirlo de alguna manera ,las fechas son más que movibles, pero si estoy convencido de que reunirnos físicamente, conocernos y exponer brevemente nuestros pensamiento y que de esa reunión salga un boceto de organización es imprescindible si no queremos que nos silencien.
    El pueblo está en la calle, en las poblaciones y es sus casas, parecerá una bobería pero aún no está en internet y hasta en los foros de la red donde más jóvenes hay, las preguntas son ¿quién sois? ¿donde estáis?
    El verdadero inicio de la revolución social democrática comenzará cuando realmente comencemos a impulsar la rueda, sin acción no obtendremos reacción. Un enorme abrazo Carlos.

    • Estimado compañero: He leído con placer tu respuesta. Yo también considero importante salir del anonimato de internet. Desgraciadamente por el momento no me será posible una reunión “en vivo y en directo” ya que por el delicado estado de salud de mi madre y mi padre, debo permanecer por el momento, en la Argentina, que es donde ellos viven. Así que el Internet será hasta nuevo aviso mi única posibilidad de participación, tratando de hacer la comunicación lo más fluida posible. He leído tu documento, tuve que hacerlo en tu muro por virus en mis documentos que me obligaron a “limpiar” algunos archivos. Me parece muy bueno, con una única salvedad. Es importante usar la terminología que la gente usa en la calle y en su casa. Desgraciadamente el uso de términos como “revolución” tan demonizado por el poder asusta a muchos, aunque le digamos democrática o pacífica, La revolución se producirá igual si están dadas las condiciones, le llamemos como le llamemos. “proceso de democratización asamblearia”, “democracia de base asamblearia”, o como pollas queramos denominarla. No digo que no podamos usar alguna vez la palabra, pero enmarcada tipo “esta verdadera revolución que se está dando en nuestra sociedad… etc”, pero desde mi modesto punto de vista, mejor quitarla de los títulos, e invitar a los eventos concretos como la redacción de una nueva constitución. Hasta que no esté plasmada una verdadera confrontación de poder (Ustedes dicen esto, nosotros decimos esto otro, y está escrito y avalado por los españoles), estimo más prudente y a la vez más abarcativo moderar nuestros deseos de decirles a la cara al Poder lo que de verdad queremos. Es más aglutinante decir que necesitamos nuevos políticos que salgan del seno del pueblo y una nueva constitución y nuevas leyes que eviten los abusos del poder , y reparen nuestra economía y nuestra sociedad que convocar ahora a una “revolución social”, aunque una cosa conduzca a la otra. Creo que la idea de fijar fechas (aunque solo resulten presuntivas y después debamos cambiarlas) es importante para que las cosas no se diluyan. La forma organizativa me parece buena, sería importante poner algo similar al modo en que se procedió en Islandia, es decir que los que armen el texto a discutir, no sean políticos en ejercicio, y tengan al menos un número de avales. Como muy difícilmente pueda yo viajar, cuenta con el mío, que te lo haría llegar por la vía que tú me indiques. con mis datos (DNI, etc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s